Queremos tanto a Glenda. Cuento de Julio Cortázar (un extracto)

d4dec-untitled[2]

En aquel entonces era difícil saberlo. Uno va al cine o al teatro y vive su noche sin pensar en los que ya han cumplido la misma ceremonia, eligiendo el lugar y la hora, vistiéndose y telefoneando y fila once o cinco, la sombra y la música, la tierra de nadie y de todos allí donde todos son nadie, el hombre o la mujer en su butaca, acaso una palabra por excusarse por llegar tarde, un comentario a media voz que alguien recoge o ignora, casi siempre el silencio, las miradas vertiéndose en la escena o la pantalla, huyendo de lo contiguo, de lo de este lado. Realmente era difícil saber por encima de la publicidad, de las colas interminables, de los carteles y las críticas que éramos tantos lo que queríamos a Glenda.

(…)

Extracto de “Queremos tanto a Glenda” de Julio Cortázar. Ediciones Alfaguara 1981.

Anuncios