Recordando a José Sazatornil, Saza, en Los habitantes de la casa deshabitada, Teatro Español.

saza

Leo en El País la trayectoria dibujada por el crítico Marcos Ordóñez del actor José Sazatornil, Saza, y con ella vienen mis propios recuerdos.

Saza fue uno de esos actores que en España hemos bautizado como el grupo delos secundarios de lujo”. La profesión actoral ha dado grandes glorias, y las películas clásicas de nuestro cine son, casi siempre, el resultado de la altura interpretativa de un reparto muy coral. Alguno de estos actores luego despuntó en películas como protagonistas absolutos. Es el caso de, por ejemplo, José Luis López Vázquez, con el que Saza guardaba cierto parecido físico, hasta el punto de que en ocasiones se les confundía.

La paleta interpretativa de Saza le permitía tener dos registros cómicos muy marcados. El de la gravedad absoluta, como el comandante de la guardia civil que anuncia, en la película de José Luis CuerdaAmanece que no es poco”, que la guardia civil ha perdido las elecciones y que, por contra, las ha ganado la secreta. O bien su gesto más amable, que se tornaba en mueca casi pelota, en el desternillante papel del empresario catalán de “La escopeta nacional”, de Berlanga.

Escáner_20150725

Programa Los habitantes de la casa deshabitada. Teatro Español, 1998.

Tuve la suerte de ver a Saza en teatro en el año 1998, en el papel de chófer de la obra de Jardiel Poncela, “Los habitantes de la casa deshabitada”. Recuerdo vivamente la representación, en parte porque me llevó mi padre y entonces no frecuentaba tanto el teatro, lo que lo hacía siempre de cualquier cita teatral un hecho extraordinario. Quizás lo que más vivamente rememoro es la interpretación de Saza, que con su enorme vis cómica destacaba frente al resto de gags de la función. También la escenografía de un gran maestro del cine y del teatro, Gil Parrondo, ganador nada menos que de dos Óscar® por las películas Patton y Nicolás y Alejandra. Conservo el programa de la función que, como anécdota, reserva una hoja en blanco para autógrafos. No me quedé para pedirlo. La verdad es que la única vez que he pedido un autógrafo ha sido al también actor Manuel Alexandre, cruzando el Paseo de Recoletos, seguro de camino a su tertulia habitual en el Café Gijón.

La obra de Jardiel, “Los habitantes de la casa deshabitada”, es un puro enredo teatral, con entradas y salidas continuas de personajes de todo calado, incluyendo un caballero sin cabeza. Fue escrita por Jardiel en el año 1942, y tiene ese toque cinematográfico que hizo que el propio dramaturgo trabajase en Hollywood.

ZR-El-fantasma-de-Canterville

Reedición de El fantasma de Canterville. Ilustraciones de Oski. Edit. Zorro Rojo.

Historias de fantasmas con entradas y salidas han sido frecuentes en la literatura y el cine. En 1887 Óscar Wilde escribió “El fantasma de Canterville”, recientemente reeditada en su versión ilustrada por Oski (Editorial Zorro Rojo). Casi con certeza el relato debió servir de inspiración para grandes películas como “El fantasma va al oeste” (1936) o “Ésta es la noche” (1954) con David Niven y otro maravilloso actor secundario, Barry Fitzgerald, al que conviene recordar siempre que la ocasión sea propicia (léase también otra crónica en este enlace).

Terminan aquí los recuerdos atropellados de muchas divertidas películas de fantasmas, y grandes intervenciones de Saza en cine y en teatro.

Como broche cito una popular anécdota de Saza que tiene publicada la entidad de los actores, AISGE, en memoria del intérprete. Al parecer, si nadie le decía nada cuando entraba a una tienda, no dudaba en preguntar abiertamente: “Oiga, ¿es que usted no me reconoce?”.

La clá

www.lacla.es

*

Una confortable y alegre vida sobre el escenario y ante la cámara (julio 2014). AISGE:

http://www.aisge.es/adios-a-jose-sazatornil-saza-genio-de-nuestra-comedia

Anuncios