Big Bang. Teatro para Bebés. Nave 73, Madrid.

cartel-nave73-big-bang

Quienes viven en la zona de Palos de la Frontera tienen la suerte de disfrutar de uno de los barrios más teatrales de Madrid. Teatros por Madrid hay muchos, pero este barrio cuenta con algunas de las mejores salas alternativas que funcionan como centros artísticos que dinamizan la vida de barrio. Su función consiste, a la par, en entretener a espectadores y en educar al vecindario. Se caracterizan por ser recintos abiertos de día y de noche en los que la enseñanza lectiva, tanto para adultos como para niños, tiene un papel protagonista. Este tipo de salas despliega, en definitiva, una labor social y de promoción cultural, que va más allá de la actividad escénica.

Bululu, La Usina, Plot Point, Nave 73, Calambur Teatro… y varias más son las que pueblan este barrio que cuenta, además, con la mítica Sala Cuarta Pared o el Teatro Circo Price como bastiones teatrales. Para quienes no tenemos la suerte de vivir cerca, este barrio es de obligada visita para no perder el pulso de creación teatral. Hay que bajar de Lavapiés (otro barrio teatral), cruzar ese río – frontera que es la Ronda de Valencia y pasearse por las calles. Junto con carteles de teatro en bares y restaurantes, se cruzan naves industriales reconvertidas, algunas, en proyectos artísticos. Se dan clases para actores, para niños, para adultos. Hay estrenos constantes y juventud y ganas de hacer teatro.

La Nave 73 lleva ya un puñado honorable de años abierta, y está programando obras de mucho interés. Además, sus socios cumplen con la misión de enseñar también a las compañías lo que significa, a nivel empresarial, hacer teatro. Por encima de todo hay un presupuesto que cumplir, y la ambición artística no debe ir descabezada. Por eso animan a los artistas a tener en cuenta los condicionantes con los que trabajan.

Entre la programación, hay espacio para los espectáculos infantiles y, entre éstos, para los dirigidos a bebés. Me gusta la programación de teatro para bebés porque es un balón de oxígeno para padres asfixiados por falta de sueño, pediatras y trabajo. Es el principio de un túnel hacia una vida que, poco a poco, se irá recuperando y que no tiene por qué estar recluida a paseos por el parque. Los bebés además aprenden a estar en entornos de socialización. Y comienza ahí su educación como espectadores. Aunque parezca poco creíble, los bebés se comportan en el teatro. Por supuesto hay lloros y salidas de tonos, y toses y gritos onomatopéyicos, pero entre todos consiguen crear una atmósfera de atención.

Durante este mes de marzo, la Nave 73 programa Big Bang, una obra de teatro para bebés y niños menores de 3 años, en la que con mímica, danza y algo de teatro objetual se muestra un universo de estrellas y planetas.

Como explican antes de entrar en sala, el teatro para bebés no tiene narrativa, ni conexión. Es un teatro de experiencias, sonidos y música. Donde las interrupciones (si no son de móvil) son integradas en el espectáculo, y donde no hay miedo a molestar con llantos ni risas. Además, Nave 73 monta un aparcamiento para carritos de bebé.

La clá

www.lacla.es

*

Nave 73

http://nave73.es/

Anuncios