Yo y Sus Circunstancias. Las Noches de la Suite, Madrid.

foto cartel yo y sus circunstancias

La masificación del ocio ha traído una querencia de vuelta hacia el pasado. Ahora se lleva lo recogido y lo exclusivo, con espectáculos para reducida audiencia. La Realeza, primero, y luego la alta burguesía, acogieron lecturas poéticas, recitales musicales y otros eventos en los salones de sus palacios y mansiones. Hoy está resurgiendo la moda, me cuentan, de organizar veladas culturales en casa. Más complicado es que esas veladas cuenten con grandes artistas en activo del mundo del espectáculo.

Mientras surge una tendencia hacia la exclusividad frente al ocio masificado, parece que lo mismo ocurre en el entorno turístico. Las cadenas hoteleras más premium no quieren ser sólo el lugar en que pernoctan los huéspedes, están interesadas en ofrecer, además, una propuesta alternativa, muy pegada a la vida social de la ciudad en que se ubican. Ahora es posible dar cursos de caligrafía o clases de yoga en un hotel. También ver teatro. Ésta es la propuesta que ha lanzado el Hotel NH Collection Eurobuilding con Las Noches de la Suite.

La experiencia viene en llamarse “gastro-escénica”, porque mezcla un cocktail previo y post – representación, junto con la posibilidad de un Meet&Greet con los protagonistas de la obra. Todo se desarrolla en lo alto del hotel, accediendo a una de sus zonas más privilegiadas. El evento está abierto a cincuenta personas, y por la baja disponibilidad de entradas parece que hay que estar bastante al loro para lograr una reserva. El espectáculo empieza desde la espera al ascensor, hasta la llegada a una de las suites reservadas. El personal del hotel desempeña también un rol escénico en la experiencia: derrocha amabilidad, pero da pocas explicaciones, subrayando así la sensación de misterio.

La pieza teatral de este mes de junio es Yo y sus circunstancias, un thriller que se desarrolla precisamente en una habitación de hotel en la que una mujer, de nombre Yo (Dafne Fernández), se topa con un ladronzuelo (Pablo Rivero), que le sacará de su microcosmos para abrirle horizontes nuevos. Ella vive pegada a la emisión radiofónica de Carrousel Deportivo, y su mundo se ha desarrollado entre un Dios llamado Maradona y las ráfagas publicitarias radiofónicas, siempre dentro de una habitación de hotel de la que nunca ha salido. Dafne Fernández comienza la función plancha amenazante en mano, y poco a poco va mostrando una dulzura inocente sólo posible por años de aislamiento. Pablo Rivero responde alucinado a cada una de las ocurrencias de la joven secuestrada en la habitación de hotel. Bajo una pátina de humor, los autores Jesús F. Manzano y Pablo Velasco ironizan sobre el mito platónico de la caverna.

La pieza destila la frescura de sus protagonistas y está dirigida por Pepa Rus, que ha sabido sacar provecho a la buena conexión de los actores.

La experiencia de Las Noches de la Suite es un planazo completo: copa cava viendo skyline de Madrid y evento escénico en una suite privilegiada. Sigan su programación, que las entradas vuelan, y se nota que ya hay espectadores fieles.  

La clá

www.lacla.es

*

Las noches de la suite

http://lasnochesdelasuite.com/