Presentación Temporada 19/20. Pavón Teatro Kamikaze.

tomue0HQ.jpeg

La cita en el Pavón Teatro Kamikaze para la presentación de la Temporada 19/20 viene a ser una escenificación de lo que han querido representar en estos tres años de andadura sus principales artífices (Del Arco, Elejalde, Buxó y Tejada). Están los periodistas de los medios más representativos, mezclados con muchos de los protagonistas del proyecto para 2019/2020: actores (Raúl Prieto), directores (Carlota Ferrer), dramaturgos (Lucía Miranda)…

La Temporada Kamikaze es un cocktail que toca todos los palos, pero con un nexo en común, según explican Israel Elejalde y Miguel del Arco a los medios. Son textos que tienen que hablar de los tiempos en que vivimos. Por la larga lista de títulos se cuelan clásicos como Shakespeare (Ricardo III, con tándem Del Arco – Elejalde), Pinter (dirigida por Elejalde) o un par de piezas lorquianas. Y mucha dramaturgia en femenino, con dramaturgas en activo como Lucía Miranda o el María Nieto con la obra Siemprevivas. El movimiento feminista debe tener reflejo en el teatro, lo mismo que la realidad política, de ahí que haya salido esta combinación entre clásicos y nueva dramaturgia, de manera casi improvisada, pero con foco en temas muy cercanos.

Como el año anterior, los invitados son recibidos en el ambigú por sus anfitriones, Miguel del Arco, Israel Elejalde, Aitor Tejada y Jordi Buxó, delantal abrochado, sirviendo cañas y mucha agua. Arranca la función que es esta representación con palabras de arranque de Miguel del Arco: os vamos a presentar la programación de un teatro que entendemos como creativo, de riesgo y polisémico.

Saben que la gran pregunta está en el aire. La temporada pasada anunciaron el futuro cambio de teatro, y la concurrencia anda expectante. Acuden a protegerse en la ley del espectáculo del circo romano: si anuncias una muerte tiene que haber sangre. Y la suya consiste en sacar el MacGuffin de la temporada anterior. Anunciaron cambio de sede como órdago a quien quisiera tomar el guante. Las condiciones en el local que los acoge (con un alquiler desorbitado y cero inversiones en mantenimiento del recinto) sigue siendo insostenible. Pero mientras no encuentren nueva sede, cumplirán el contrato de arrendamiento. Son conscientes de que, si salen de este teatro sin tener sede alternativa, el cambio supondrá la muerte del proyecto. Seguirán buscando y trabajando con la nueva administración (cuando se sosiegue el baile político).

yKd2z5oQ.jpeg

El tono serio llega al final de la rueda de prensa, porque el principio está cuajado de buen humor. Inspirándose en la línea editorial de El Mundo Today, los kamikazes escenifican la presentación en forma de comedia a cuatro voces, en un drama sonoro que han venido en titular “Sangre Kamikaze: Ficción Sonora”. El anuncio del no cambio de sede se proclama como decepción absoluta, equiparable al final de temporada de Juego de Tronos. Y a partir de ahí entran en un borboteo de titulares esperpénticos. Anuncian la construcción de un túnel secreto entre el Pavón y los Teatros de la Abadía o el Canal, para echar a sus actuales residentes. Ante semejante fechoría, vaticinan la posible manifestación de José Luis Gómez vestido de Celestina ante la casa de Correos. Otro titular para los medios, dos de los cuatro kamikazes se cambiarán de sexo para obtener la paridad, y poder presentarse así al premio de mujeres dramaturgas del Teatro de Torrelodones. La prensa continúa rendida ante ellos, sin duda seguirá estando comprada y untada. Los blogs de teatro no se libran de la burla de los kamikazes. El conocido bloguero “el-teatro-con-zascas-entra” arremeterá contra ellos como lobby gay, y se jactará de que a su blog va más gente que al propio teatro.

Terminada la chirigota, cambia el registro y comienza, una a una, la presentación de las obras que componen la selección teatral que se servirá al público madrileño la próxima temporada. Contarán con varias obras de autores británicos, alguna en colaboración con el British Council. Traerán obras, como las escritas por Bárbara Mestanza, que han tenido gran acogida en Barcelona. Junto a estrenos absolutos (Sueños y visiones de Rodrigo Rato, Las ficciones o La leyenda del tiempo), se reestrenará Jauría. Del Arco hace pausa en este punto, y reivindica que los encuentros con los chavales de instituto invitados los lunes han sido para él uno de los momentos más emocionantes de su carrera profesional. Varias de las obras que se estrenen continuarán la senda de apertura de puertas hacia el debate y los colegios: así será con la versión de Yerma, de Lorca. De nuevo, especial énfasis hacia las becas de dramaturgia o las residencias artísticas, enfocadas estas últimas para que el público acceda a todo el proceso creativo.

Tras el subidón de nombres y grandes espectáculos, llega el triste debate en torno a los apoyos que recibe el que es considerado como el proyecto escénico probablemente más potente que hay en Madrid. Las subvenciones de las tres administraciones no llegan ni a cubrir el precio del alquiler (sin contar los gastos). El diferencial del IVA hace que se pague a la administración a un tipo superior del que entra en la caja por venta de entradas. El presupuesto está condicionado al crédito de los bancos y los patrocinios, sin una ley de mecenazgo, ni una apuesta de las grandes empresas que pase por no condicionar su línea artística, hacen inviable la recaudación privada. Si veis una gran utilería en Ricardo III, dice Miguel del Arco, es porque estamos reciclando todo, “hasta los muebles de mi casa”.

El sabor agridulce se pasa terminada la rueda de prensa, hablando con los grandes protagonistas de la nueva temporada. En un lado, la dramaturga Lucía Miranda cuenta entusiasmada cómo este verano se va a imbuir en la investigación y escritura para su nueva obra. En otro rincón Aitor Tejada hace el más bello ejercicio de inyección de energía hacia el equipo femenino de 4000 Bengalas Amarillas, que estrenarán en enero un relato dramatizado sobre la mujer a través de la correspondencia. Tejada felicita a las jóvenes actrices y dramaturga, les impulsa a dar lo mejor, a cometer errores, a disfrutar de la experiencia en el Ambigú del Pavón Teatro Kamikaze. Y les recuerda que reciben en torno a 500 proyectos al año para estrenar en ese espacio y que el suyo (gracias a YouTube) ha sido el escogido. Tejada confiesa que han perdido amigos en el camino del proyecto por no montar sus obras, pero que tienen claro el tipo de teatro que quieren visibilizar.

Esa sea probablemente la conclusión de estas tres temporadas, y el leitmotiv de la que viene. El proyecto Kamikaze apuesta por un teatro de riesgo, pegado a la actualidad y con apertura de puertas hacia los protagonistas: los espectadores de a pie, y los jóvenes de institutos. Su línea roja es la dirección artística, y en ella seguirán apostando una temporada más, en un barrio, Lavapiés, que debería nombrarlos hijos adoptivos.

No se pierdan la temporada:

https://teatrokamikaze.com/programa/temporada-2019-20/

La clá

www.lacla.es

*

Imágenes cortesía del Equipo de Prensa del Pavón Teatro Kamikaze. Fotógrafa: Vanessa Rabade.

Anuncios