Documental “Arthur Miller. El escritor.” HBO.

Rebecca Miller produjo y dirigió en 2017 un documental sobre su padre, el dramaturgo Arthur Miller (1915-2005), que puede verse en la plataforma HBO. Peca de un tono ligeramente edulcorado que se refleja en la falta de hondura sobre la parte más escabrosa de la biografía del escritor, y un exceso de recuerdos familiares casi de tipo casero.

Pese a todo, el trabajo ofrece un testimonio único sobre el dramaturgo que mejor supo adelantarse a la crisis del tipo medio y que expuso las grietas del sistema capitalista en la vida cotidiana familiar. En el documental aparece un Miller octogenario, activo y lúcido, que dedica gran parte de su tiempo a la afición que siempre le acompañó, la ebanistería. Como si de un mueble se tratase, Miller comparte que una obra de teatro surge en él con una historia y un personaje. Incapaz de pensar en términos abstractos, Miller dice tajante que quiere gente real sobre el escenario.

Resulta fácil establecer analogías entre su visión teatral y los muebles que construye. Su teatro es matérico, apegado a lo tangible y real. La historia se monta como lo hace un armario, sobre un andamiaje necesario. En Muerte de un viajante (1949), Miller cuenta que construyó una caseta mientras escribía la pieza.

Es, sin duda, esta obra, el centro de su producción dramática. Previamente había escrito Todos eran mis hijos (1947), pero la historia de Willy Loman perfeccionó un planteamiento apegado a los sueños frustrados de los Estados Unidos de posguerra. Cuenta Miller que después de su estreno en 1949 en dirección de Elia Kazan no hubo aplausos durante segundos: las lágrimas brotaban en muchos espectadores, padres, que se sentían identificados. Kazan quiso estrenar esta obra a la que calificó de tristísima.

Mario Gas, enorme admirador de los grandes dramaturgos norteamericanos, trajo en 2009 al Teatro Español una versión adaptada por Eduardo Mendoza en la que el actor Jordi Boixaderas provocó un efecto similar en el público. Recuerdo haber ido acompañada de una joven adolescente que salió llorando a moco tendido, noqueada por la producción de Gas con un elenco increíble. A Boixaderas le acompañaban Rosa Renom, Oriol Vila y Pablo Derqui.

Muerte de un viajante ha sido calificada como la tragedia del hombre corriente. Años más tarde llegaría un teatro más crítico, marcado por la caza de brujas. A finales de los cincuenta Miller se casaría con Marilyn Monroe, la mujer más triste que había conocido (una suerte de epitafio que Miller avanzó). El documental pasa de puntillas sobre la relación, aunque tiene alguna aportación de interés. Como cuando Miller reconoce que estar con alguien tan famoso simplemente distorsiona la realidad.

Tras el divorcio con Monroe, Miller se casó con la fotógrafa Inge Morath. El documental se extiende en esta parte familiar, y ofrece un interesante retrato familiar menos conocido.

Aunque el documental en su título parece vaticinar un enfoque sobre el dramaturgo, lo cierto es que ofrece una visión en la que cotidianidad y creación se entremezclan. Del Miller anciano sorprende su apariencia de tipo normal, como lo fueron sus personajes, debajo del cual se esconde una vida y una obra más compleja de lo que superficialmente deja ver.

El documental ha sido producido por HBO Documentary Films y puede verse en la plataforma HBO.

La clá

www.lacla.es

*

HBO

http://www.hbomax.com

Imagen cortesía de HBO.