El diccionario. Teatro La Abadía, Madrid.

41862-diccionario1314_3_prensa

Hay ocasiones en las que confluyen los astros y es un verdadero placer acudir al teatro. Cuando se junta un buen texto con un argumento interesante y una brillante interpretación, la representación se convierte en una experiencia maravillosa. Y así lo demuestra el hecho de que el Teatro La Abadía se llenase un martes de noviembre con la obra del dramaturgo Manuel Calzada Pérez, El Diccionario. Los asientos fueron ocupados por un público muy heterogéneo formado por grupos de mayores, jóvenes estudiantes, matrimonios o pandillas de amigos. Captado desde el principio, este público se entregó fiel hasta el final de la función, atrapado por la historia de Maria Moliner, bibliotecaria y autora del diccionario que preside muchas estanterías de hogares familiares.

El Diccionario es una ficción teatralizada de lo que fueron los últimos años de la vida de María Moliner en su lucha contra una enfermedad degenerativa. Con astucia, las citas de Moliner con el doctor se entremezclan con distintos pasajes de su vida. De esta forma, las pérdidas de memoria se  unen a remembranzas de juventud, y a través de todos estos retales el autor, Manuel Calzada, compone un retrato de la que en su día fue propuesta a ocupar un sillón en la Real Academia Española (sin que nunca llegara a hacerlo, para sonroja de todos).

Con esta obra Calzada crea un género dramático de tipo reivindicativo (en la medida en que ensalza y homenajea el legado cultural de María Moliner) y al mismo tiempo  instructivo, pues narra aspectos biográficos y profesionales de esta investigadora y lingüista. Se podría decir que es una traslación del “biopic” televisivo o cinematográfico al arte dramático. Si bien en este caso sorprende que la protagonista absoluta no sea una artista, sino una mujer mucho más prosaica en su dimensión pública: una bibliotecaria.

El montaje es sencillo, con tres actores sobre escena y una escenografía parca, en la que sobresale un montículo de objetos de chamarilero en mitad del escenario. A un lado, la mesa del médico y, al otro, el fichero y la máquina Olivetti de la bibliotecaria. Sobre las paredes, y en momentos sucesivos de la representación, se iluminan palabras del español que tuvieron acogida en el diccionario Moliner. Este recurso estético recuerda al que proyectó el Instituto Cervantes con ocasión del referéndum que montó para elegir la palabra favorita del español y que todavía tiene acogida en la página web del Día del Español http://eldiae.es/.

También sobre palabras trata la obra El Diccionario en la que sutilmente, y a medida que conocemos más aspectos de la vida de María Moliner, se nos desvelan las acepciones que ella acuñó de ciertos términos. Las definiciones de “Dictador” o “Libertad” se hacen más poderosas sabiendo lo que supusieron en su trayectoria familiar y profesional. La obra encierra otras tramas, como la crítica a la política represora del franquismo y la deuda de un país, y muy especialmente de la Real Academia Española, con esta mujer concienzuda y perfeccionista.

Tocando ya casi al fin, destacar la interpretación de Helio Pedregal en el rol de Doctor. Tiene un papel muy interesante, a ratos incluso cabría pensar que de personaje imaginario. Lánder Iglesias representa a Fernando, marido de María Moliner y aunque esté correcto, en ocasiones no logra acompasar el peso del cuerpo con las distintas edades del personaje. Ésto probablemente no se haría evidente si no tuviera al lado a Vicky Peña, que alcanza la exquisitez interpretativa con este papel.

El personaje de María Moliner compuesto por Vicky Peña muestra sobre los hombres la carga de una vida responsable y de trabajo duro. Con leves fruncimientos de ceño nos evoca la testarudez de una mujer capaz de dedicar años a confeccionar una obra laberíntica, como es un diccionario. Es verdaderamente una interpretación tan extraordinaria que merece ser premiada (como ya lo ha sido, por cierto) muchas y muchas veces.

Tiene El Diccionario muchos alicientes para acudir a verla. Es una obra dramática bien construida y dedicada a una mujer, María Moliner, con una vida y una obra, ambas de enorme interés. Pero es que además cuenta con la mejor actriz que hay hoy sobre las tablas construyendo uno de esos personajes que quitan el hipo.

La clá

www.lacla.es

*

Teatro La Abadía:

www.teatroabadia.com

Imagen:

Imagen de la representación por cortesía de La Abadía. Fotografía de Ros Ribas.

Anuncios